Son muchos los factores ambientales que rodean un proyecto. La gran mayoría de ellos inclinarán la balanza hacia el fracaso o el éxito.

Si queremos que el proyecto salga como queramos, debemos identificarlos correctamente cuanto antes en las fases de inicio y planificación del proyecto.

¿Qué son los factores ambientales?

A pesar de su nombre, nada que ver con la ecología, el medio ambiente o la calidad del aire que respiramos. Los factores ambientales a nivel de organización son todas aquellas circunstancias ajenas o no al proyecto que pueden condicionar su resultado.

Algunas de ellas no las podemos modificar, pues ya estaban ahí presentes antes incluso de que nosotros llegáramos. Otros Enterprise Environmental Factors, como los llaman los ingleses, sí.

Por ejemplo, una ley o regulación que el Gobierno implanta, la cultura de la sociedad, o los recursos disponibles para llevar a cabo el proyecto.

Tipología de estos elementos diferenciadores

Hay distintos y numerosos factores, pero en general podemos distinguir la siguiente clasificación a la hora de encarar un proyecto u organización. Los dividimos en externos o internos.

Externos

  • Estándares gubernamentales.
  • Condiciones del mercado actual.
  • Elementos ambientales físicos.
  • Restricciones legales.
  • Consideraciones financieras.

Internos o propios

  • Valores y cultura de la organización.
  • Ética y horas de trabajo.
  • Capacidad de los empleados.
  • Disponibilidad de recursos.
  • Distribución geográfica de instalaciones, oficinas, materiales, etc.

¿Pueden impactar los factores ambientales al proyecto?

Por supuesto. Los factores ambientales juegan un factor decisivo en un proyecto, y afectan positiva o negativamente su resultado… independientemente del sector.

Si no los hemos identificado correctamente al inicio del proyecto, nos pueden impactar de manera muy negativa: imaginad que a mitad de proyecto caemos en la cuenta de que no cumplimos una normativa legal que ni conocíamos. Un desastre total.

O el caso, por ejemplo, de Cola Cao que intentaron implantar el producto en China sin que ningún lumbreras pensara: mmmm, ¿pero los chinos tienen costumbre de beber leche?

No identificar correctamente los factores ambientales puede suponer un retraso, sobrecoste o incluso la cancelación del proyecto en los escenarios más graves.

Uno de tus deberes como gestor de proyectos es, por lo tanto, identificar los factores ambientales cuanto antes para evitar malos ratos. Avisado estás.

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba