La radio ocupa actualmente un puesto más relegado en los medios de publicidad para las masas que en los tiempos en que no existían internet ni las redes sociales.

Aún con todo en el siglo XXI la inversión en publicidad radiofónica sigue manteniéndose en un puesto privilegiado.

Desde que apareció la radio en el año 1924 se detectó el potencial que tenía el marketing a través del medio auditivo, principalmente cuando comenzaron a surgir campañas de patrocinio de numerosos programas radiofónicos.

Su publicidad está más personalizada que la de otros medios de comunicación como la televisión o la cartelería, que no se ciñen a un ratio de receptores tan dedicados a la atracción de la imagen y la visualidad.

Por el contrario la radio ofrece un mensaje destinado a un grupo menor, por lo que puede hacerlo de manera más «íntima».

La gracia de los anuncios radiofónicos

Los anuncios de radio pueden valerse de ritmos y canciones, efectos especiales o cualquier otro tipo de sonidos para atraer al receptor. La ausencia de datos visuales permite además jugar con la imaginación del destinatario de una manera original.

Esa obligación de activar la imaginación es la que convierte las campañas publicitarias de radio en un reto mayor que las del resto de medios. ¡No sabemos bien lo difícil que es contar y vender un producto o servicio sin usar el sentido de la vista!

Otra de las grandes ventajas de la publicidad en radio es que es mucho más económica que la visual, entre otras cosas porque es posible limitar una campaña a un día, por ejemplo anuncios de eventos, conciertos…

En definitiva, si se cuenta con un presupuesto demasiado reducido para una campaña impactante fotográfica o audiovisual, la radio es una muy buena solución para dar a conocer un servicio o producto con una más que favorable relación calidad-precio-resultado.

Video killed the radio star? ¡No! ¡La publicidad en radio no ha muerto!

Algunas cadenas que puedes seguir son:

Cadena CopeCadena SerRockFMOnda Cero

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba