El TDD o Test-Driven Development (en español, «Desarrollo dirigido por tests») es una práctica de programación que consiste en escribir primero las pruebas (normalmente unitarias), luego el código fuente que pase la prueba satisfactoriamente y, por último, refactorizar el código escrito.

La idea detrás de esta práctica es conseguir un código más robusto, más seguro, más mantenible y -en teoría- una mayor rapidez en el desarrollo.

La pregunta más fallada sobre TDD

Si le echas un ojo a cualquier cuestionario sobre QA y sobre métodos o técnicas para hacer pruebas al software, habrás podido comprobar que hay una pregunta que muchos suelen equivocarse al contestar.

Un ejemplo de este cuestionario lo puedes encontrar en el test «JavaScript y buenas prácticas» que preparó SoftwareCrafters, y que puedes intentar pasarlo tú mismo en este enlace.

La pregunta, que intentaron responder correctamente cerca de 1.200 desarrolladores, en ese citado cuestionario era: ¿El principal objetivo del TDD es obtener una cobertura de test alta?

Y he aquí los resultados:

¿El principal objetivo del TDD es obtener una cobertura de test alta?

La cuestión estaba dentro de una batería de preguntas sobre JavaScript, pero puede aplicarse en general a React, PHP o cualquier lenguaje.

La mayoría de los encuestados fallaron la pregunta relacionada con TDD; más del 75% de los participantes respondieron que el principal objetivo del TDD es obtener una cobertura de test alta.

Esto es un error bastante común, ya que cuando Kent Beck desarrolló esta metodología lo hizo centrándose en usar TDD como una herramienta de diseño de software que nos ayuda a obtener mejor código, no a obtener más testing.

Recuerda siempre que -si eres desarrollador como nosotros- nos pagan por escribir código que funciona, no por escribir pruebas.

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba