Un prosumidor es un recurso que debes cuidar al máximo. Es un cliente que compra un producto o servicio en tu página web y encima opina sobre él, generando valor extra a tu empresa.

Los prosumidores son importantísimos en tu negocio porque recomiendan tus productos en blogs, redes sociales, foros o cualquier medio en Internet. Forman una herramienta perfecta para captar y fidelizar clientes, mejorando tus ventas tanto a corto plazo como a largo plazo.

Tipos de prosumidor que pululan en el mundo digital

Existen las siguientes formas de prosumidores:

  • Portales web. Páginas web donde numerosos usuarios publican sus opiniones, valoraciones y experiencias sobre tu negocio. Por ejemplo: TripAdvisor, FilmAffinity, o Yelp.
  • Influencers. Son los llamados prosumidores activos, o sea, personas físicas que comentan y promocionan productos y servicios en sus redes sociales. Lo normal es que este patrocinio tengamos que pagarlo de alguna forma. Esta transacción se suele llamar en el argot una colaboración.
  • Prosumidores pasivos. Son «opinadores» amateurs, es decir, personas de nuestro entorno que opinan tanto offline como online: compañeros de trabajo, familiares, amigos, … lo normal es que no suban a Internet sus comentarios, sino que -por la confianza- te digan directamente qué piensan de tu servicio.
¡Cuida bien a tus prosumidores!

Te remarcamos este información porque es de suma importancia y es un punto a tener en cuenta… y es que:

2 de cada 3 consumidores tienen en cuenta las opiniones de otros usuarios a la hora de comprar, según un estudio de INITEC.

Cómo conseguir más prosumidores

Sigue estas pistas y verás cómo tus consumidores se animan a comentar tus productos, convirtiéndose así en activos y felices prosumidores.

Comunicación 24 x 7 con tus usuarios

Una de las claves… tus potenciales clientes deben sentirse siempre escuchados, para eso tienes que estar disponible todo el día y responder con prontitud.

Una buena forma de hacerlo es mediante las redes sociales, pues es más fácil contestar aún sin estar en la oficina. O con el uso de bots, que ahora con el machine learning funcionan de maravilla.

Si los escuchamos y les mimamos, los estaremos reconduciendo al ciclo que nos interesa: el de las personas que se suelen informar antes de realizar la compra, buscan opiniones sobre lo que quieren adquirir y se fían del criterio de otros usuarios.

Deja que los prosumidores prueben el producto

O dicho de otra forma, deja que los prosumidores formen parte del proceso de decisión. Esta estrategia la adoptó Lays en una campaña para crear nuevos sabores, y no le fue nada mal.

La campaña se llamó «Casting de Sabores», se ejecutó en 2011 y en ella el consumidor podía elegir un sabor de patatas fritas exclusivo para el mercado español. Además de recibir un premio de 20.000 € y un 1% de las ventas de ese sabor durante un año.

Usa influencers siempre que puedas

Están ahí y pueden ayudarte con sus cientos o miles de seguidores. Ellos conectan con sus usuarios de forma directa, y no tienes por qué gastarte mucho dinero.

Por ejemplo, hace un par de años el perfil de Intagram de @ChicasZara cobraba 6 euros por publicar un post en su cuenta que tiene más de 600k seguidores.

El prosumidor siempre es tu amigo, o casi

Un prosumidor no siempre valora positivamente el servicio o artículo que ha comprado, cuidado con esto. En estos casos, puedes optar a llevar a cabo campañas tan valientes como la de KFC, pero en cualquier caso, no es una cosa que debas obviar.

Trata siempre de mantener una buena ORM, y ponte en contacto siempre con ellos para tratar de hacerles cambiar de opinión, siempre con un trato justo, una atención al cliente cuidada y una compra y/o producto excelentes.

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba