Los anuncios más caros de los últimos años de publicidad hasta la fecha te van a sorprender. ¿Qué producto pensarías que puede ser tan costoso como para suponer pagar millonadas por unos segundos? Pues a continuación vas a ver el podio de anuncios más caros de las últimas décadas.

Anuncios por los que algunas empresas muy conocidas y económicamente portentosas abonaron cifras de muchos ceros.

¡Dentro vídeo con los anuncios más caros!

El anuncio de Chanel Número 5 de la renombrada marca francesa de moda titulado «Le film», del año 2004, costó la friolera de 33 millones de dólares. ¿Cómo puede pagarse tanto por un anuncio de un perfume?

Pues tiene trampa: fue protagonizado por la actriz australiana Nicole Kidman y dirigido por su oscarizado compatriota Baz Luhrmann, rememorando ambos el ambiente de su obra conjunta «Moulin Rouge».

Nicole se enfundó un maravilloso vestido emplumado de Karl Lagerfeld y cobró por unos segundos de rodaje 3.7 millones de nada. El anuncio aparece en el Libro Guinness de los Records como uno de los anuncios más caros de televisión de la historia.

Otro de los anuncios más caros de estas últimas décadas fue el de la empresa automovilística Chrysler en la SuperBowl americana del año 2011.

Chrysler pagó casi 13 millones de dólares por sólo 2 minutos de publicidad. Contaron con la ayuda (previo pago, claro está) del rapero Eminem que aparece con el modelo de coche Chrysler 200.

Pero lo más de lo más que se ha pagado por un anuncio han sido… ¡70 millones de dólares! Porque en realidad más que un anuncio esto es una mini-película, dirigida en 2015 nada más y nada menos que por el cineasta Martin Scorsese.

Si además decimos que está protagonizada por Robert De Niro, Leonardo Di Caprio y Brad Pitt, el precio nos parece incluso barato.

El título de anuncio es «The Audition» y promociona con un corto fabuloso el casino Studio City en Macao, China.

Estas no son las únicas compañías que se han gastado un pastizal en sus campañas publicitarias. Hay otras muchas con el suficiente poderío como para pagar los anuncios más costosos de la historia … Nike, Adidas o la conocida cervecera dublinesa Guinness, son un buen ejemplo.

Seguro que el resultado de las mencionadas campañas consiguió un retorno excelente. ¿Apostamos?

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba