¿Qué es el Storytelling? Qué manía tenemos de sustantivizar en inglés con lo extenso que es el diccionario español. Pues en nuestro idioma simplemente define el arte de contar historias.

Hay que tener arte, como decimos en Andalucía, pero también es importantísimo una buena técnica, para conseguir transmitir emociones de modo que provoquen una respuesta y desemboquen en la compra de un producto o un servicio, inspirados por una idea.

En marketing, el Storytelling es esa técnica que hace posible la conexión con el público receptor: conseguir llegar al público emocionalmente por medio de una historia.

En la actualidad se está reduciendo en buena medida al Storytelling visual, puesto que actualmente -más que leer- nos pasamos la mitad del tiempo viendo tanto imágenes estáticas como vídeos sobre cualquier tipo de servicios o marcas.

Trucos para ser el mejor cuentacuentos

Se trata básicamente de contar una historia, para lo que hay que tener en cuenta ciertos puntos a fin de obtener el premio: calar en las emociones del receptor. Los factores más importantes son los siguientes:

  • Sencillez: el mensaje debe ser fácil de recordar.
  • Sorpresa: esto es más complicado, pues tenemos que atraer la atención del público con algo que no esperen.
  • Empatía: la historia debe ponerse en la piel de la audiencia. No es lo mismo vender un producto a quinceañeros que a adultos, a familias que a solteros que a casados, etc.
  • Emoción: la historia intenta crear vínculos, quiere percibirse cercana al futuro comprador. Así se intuye honestidad, cosa que se traslada automáticamente a la imagen del producto o servicio final.

¿Qué más tiene en cuenta el Storytelling para crear una buena campaña?

Pues lo principal, un protagonista con rasgos creíbles. Cuantos más datos se aportan del personaje, más empatía generará. Y ese protagonista desempeñará su labor contando una buena historia. Porque por muy buen actor que sea, si la historia no vale nada y el público no empatiza, el resultado desde luego no será una venta.

Sin interés, no hay compra.

En general todos los aspectos de la historia deben cuidarse. El escenario donde tiene lugar la acción, los sonidos, los detalles… creando un todo apetecible, atractivo, que genere deseo de obtener lo que se nos muestra.

Érase una vez…

Utiliza el Storytelling para diseñar el marketing de tu marca. Idea una trama que entretenga o emocione y cuéntala con un lenguaje cercano.

Y no olvides que tus historias deben ser siempre positivas. El objetivo es vender, no que nuestros posibles compradores se depriman. ¡Recuerda que solo tiene un primer disparo para causar sensación!

Más información: Wikipedia

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba