Salud, amor, dinero, amistad, más tiempo con la familia, un trabajo magnífico, una casa estupenda…

… Un trabajo que nos enriquezca tanto el bolsillo como el espíritu, paz interior, riqueza espiritual, pasión, sexo, ilusión, ingenuidad, alegría, fortaleza y humor, mucho humor.

Que la lluvia de la felicidad nos pille con el paraguas roto y nos quedemos roncos de tanto cantar.

Todo esto, como mínimo, os deseo a todos. ¡A por los próximos 365 días!
Bárbara Vázquez

¡Participa en la discusión! 2 comentarios

¡Quiero dejar mi opinión!

Volver arriba