Categorías: Noticias

Saborea cada Día. Una campaña del plátano de Canarias

Saborea cada día, que no te lo tenga que decir nadie, aunque en esta ocasión, hemos rescatado la frase de una dinámica campaña de Plátano de Canarias, en favor de su producto, claro.

El eslogan no puede ser más directo y camufla el bueno, bonito y barato clásico de toda la vida, en un spot creativo, rápido, alegre, y un pelín exagerado.

Sabora cada día hasta en una funeraria

Precisamente eso es lo que queríamos resaltar de esta campaña publicitaria realizada por El Ruso de Rocky, una agencia de publicidad valiente y atrevida como pocas. Cuando muchos no son capaces de mirar por encima de su ombligo, estos  creativos se sacan de la manga una fiesta en mitad de un acto tan solemne como los que se realizan en una funeraria.

Plátano de Canarias arriesga con una comunicación directa basada en las recomendaciones y vivencias de los trabajadores de esta funeraria tan particular, para invitarnos a vivir cada momento como si fuera único, saborear cada día desde hoy hasta el fin.

Saborea cada día es una campaña que nos gusta mucho por los siguientes puntos claves para nosotros:

La idea o mensaje que se transmite. Desde el principio entra bien, está bien desarrollada y lo más importante, conecta con nuestra reivindicación de vivir la vida a tope, sacando todo el jugo a cada momento.

Valentía y el riesgo. Que un tema tan escabroso como una funeraria sea el centro del spot ya es genial de por sí, pero que encima conviertan todo el local en una fiesta constante ya es de traca. ¡Ole ahí ese valor a la hora de rodar y romper moldes!

Emociones fuertes. La comunicación es fuerte, concisa, y sincera. Minuto y medio sin usar la palabra “plátano”, pero con continuas imágenes a la fruta del amor, todo a ritmo de mambo.

Tengo que contarte un secreto, igual nunca te lo ha dicho nadie …

Te vas a morir. Ahora que ya lo sabes, ¿por qué no intentas saborear cada día lo mejor de la vida?

José María

Ingeniero de formación, es un apasionado de pantallas, teclas, códigos, matemáticas y jeroglíficos varios; cuenta con un enfermizo síndrome obsesivo-compulsivo por el detalle y el trabajo bien hecho.